viernes, 9 de octubre de 2015

Revistas y personas

Tengo que confesar que no suelo leer libros. Se me hacen muy largos. En lugar de ellos suelo hojear revistas de las que vienen con los periódicos del fin de semana. Cuando era jovencita sí que devoraba todo  lo que caía en mis manos, incluso en otros idiomas pero ya no soy la que era. El caso es que no leo revistas por simple curiosidad o morbo. Las leo buscando historias y testimonios de personas. Puede que no sean los más indicados, los famosos, precisamente para dar ejemplo, pero no dejan de ser seres humanos con sus victorias y sus fracasos, sus dudas y sus seguridades. Así que leyendo entrevistas pienso que aprendo algo de la vida.

Al menos tengo el mal ejemplo, se puede decir, de cómo hacer las cosas para que no funcionen, especialmente en lo que se refiere a las familias; y también el bueno en los pocos casos en que sí funciona. También leo artículos de divulgación general sobre temas diversos, más lo que leo habitualmente en internet, incluido el periódico. Es decir, que no sólo me alimento de sentimientos, sino que procuro enfrentarlos a los hechos. Sé que algunos pensarán que leer esas revistas es una pérdida de tiempo, pero yo quiero pensar que sí que les saco algo de miga, aunque sólo sea para luego criticar lo que he leído.

5 comentarios:

  1. Cada cual lee lo que quiere. No hace falta ir por la vida con un libro de Nietzsche bajo el brazo para que parezca que piensas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha gente desprecia las revistas, pero no son todas iguales. Un beso.

      Eliminar
  2. Hola. también leo las revistas del corazón porque me gusta analizar la vida de otros y cómo evolucionan sus vidas... para mí me sirven para evadirme de mi vida cotidiana, de mis problemas y desconectar mientras las miro. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo leo los suplementos semanales. Un beso.

      Eliminar
  3. Yo leo de todo, a veces me aburro y lo dejo.
    Leo por placer.

    ResponderEliminar