viernes, 2 de octubre de 2015

Cuando me insultaban y amenazaban

Hace unos cuatro años tenía yo un blog parecido a éste pero con muchas polémicas y tensiones. Gracias a eso también tenía muchas más visitas pero acabé muy quemada. Recuerdo que fue Inma quien me dijo que quitara los comentarios anónimos y aquello fue agua de mayo; desaparecieron todos mis problemas. Ahora hace tiempo que vivo bastante tranquila pero a veces pienso que debería volver a abrir los anónimos, porque eso me daba ocasión de llegar a más gente, a personas que en principio no estaban de acuerdo conmigo pero los podría quedar algo del mensaje. Supongo que me siento un poco cobarde por haberme retirado de la lucha.

Sin embargo, está claro que no me compensaba porque, como siempre digo, yo no represento a nadie ni nadie me paga. Este blog viene a ser un cuarto secreto de mi casa y los disgustos me los quedo yo nada más. Encima resulta que parece que cada vez estoy más en minoría. De manera que voy a seguir así, con la gente que sé que me respeta aunque a veces no me comprenda, y eso es muy de agradecer. Dejo a los jóvenes la tarea de cambiar el mundo, de luchar contra tempestades y afrontar las consecuencias. Yo ya tuve insultos, amenazas y descalificaciones personales para el resto de mi vida. Estoy servida de momento.

2 comentarios:

  1. Es que nunca entenderé por qué hay gente que no puede estar en desacuerdo con algo o manifestar su opinión sin insultar o caer en descalificativos. Y lo peor es que esa gente suele esconderse tras perfiles anónimos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente respetuosa como tú sois minoría. Un beso.

      Eliminar