viernes, 25 de noviembre de 2016

Las pastillas

Resulta que tomo una medicina que se llama Sumial para el temblor esencial, que es una especie de parkinson leve que me da por las noches. Pues la caja tiene dos tamaños: de diez y de cuarenta miligramos. Yo tengo que tomar 40. El caso es que el otro día me confundí y compré la caja de diez en una farmacia donde no suelo ir porque me pilla un poco a trasmano. Pasó una semana y no había ido a cambiar el medicamento.

Ayer fui y me dijo la chica, muy amable, que no me lo podía cambiar porque la caja estaba sucia, y es que llevaba una semana en la cocina y se había manchado. Así que ahora me toca tomar las pastillas de cuatro en cuatro después de la cena, lo cual es incómodo pero qué le vamos a hacer. Tomo otras dos por la mañana y una de melatonina por la noche para dormir más profundamente. Van siete.

8 comentarios:

  1. Hola Susana, eso se llama cóctel de medicinas, menos mal que solo serán unos días.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, tú piensa que en realidad es como si partieras en cuatro la de siempre. La cantidad sigue siendo la misma y luego ya podrás volver a las que tomas habitualmente. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuatro en vez de una! Ni modo, Susana, que te sea leve.

    ResponderEliminar
  4. Menos mal que te sirven, aunque sea de 4 en 4!

    besos =)))

    ResponderEliminar
  5. hola susana mientras sea la misma dosis no pasa nada aguita y se tragan, y que yo tambien tomos pastillas para no tener ! pesadillas que me comen todas las noches besitossss

    ResponderEliminar
  6. Si que es incomodo tener que tragar tantas pastillas.Espero y deseo que solo sea temporal y que te curen rápido todas las molestias.
    Un abrazo y buen domingo

    ResponderEliminar
  7. Las pastillas ya son parte de nuestra viday hay que tomarlas con oración y el mejor de los ánimos.
    Yo me dedico a las hierbas, que es lo mismo pero en dosis ínfimas. Igual son más sabrosas con un buen mate.
    Que te sanes pronto.

    ResponderEliminar