lunes, 7 de septiembre de 2015

Escandinavia

El mes pasado estuve una semana visitando a mi hija que trabaja en un país nórdico. Con ese motivo, viajamos por Dinamarca, Suecia y Noruega. La primera impresión que me produjo fue que el paisaje me era familiar. Me recordaba bastante a la zona de Valladolid y León, aunque más frondosa. Además es que tuvimos un tiempo espectacular. Casi no nos llovió nada y la temperatura no bajaba de veinte grados. Fue el primer viaje que hacíamos toda la familia juntos desde hace como cinco años y sólo por eso ya merecía la pena. Lo disfrutamos, aunque fue realmente agotador para mí que tengo una salud bastante precaria.

Escandinavia me pareció un sitio más semejante a nosotros que Francia o Alemania. También la manera de ser de la gente por lo poco que pude comprobar. En invierno me imagino que hacen otra clase de vida pero ahora estaban todos en la calle. También había una barbaridad de inmigrantes, especialmente de origen hindú, porque parece ser que tuvieron allí colonias. Las iglesias, tristemente, están sólo de adorno porque me temo que la Fe por allí se ha perdido bastante. Además se ve que son gente muy sana, que van mucho en bicicleta y físicamente agraciados en general. Son gente muy educada, aunque se echa un poco de menos el trato más afable.

10 comentarios:

  1. Está muy bien viajar en familia, es una ocasión para el re- encuentro. Gran viaje el vuestro, me encantaría conocer los países nórdicos.

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. A mí son paisajes que me llaman mucho la atención, aunque reconozco que me tira mucho para atrás viajar a países tan fríos. Jajajaja. Un beso y me alegro de que hayáis disfrutado el viaje.

    ResponderEliminar
  3. Coomo te prometí en mi respuesta a tu visita, aquí estoy en tu nueva ubicación.
    Me imagino tu viaje y ha debido ser muy bonito,respecto a lo que comentas de las iglesias, me temo querida amiga, que cuando nuestra generación se extinga, todas estarán de adorno,por triste que parezca es la realidad, siempre que voy miro a mi alrededor y gente de menos de 55 o 60 años, no se ve a nadie.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Qué lejos!!!
    De aquí parece otro mundo, latinoamérica es mucho más cálida y aún creyente. Y con muchas iglesias con gente adentro adorando al Creador.
    Días atrás en la calle había un grupo de muchachos pintando caritas a los niños y cantando, eran misioneros de alguna diócesis, muy dinámicos. Esos les vamos a mandar a los escandinavos.
    No pierdas la esperanza, para eso estamos aquí todavía, para decir a todos el amor de Dios ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá puedan recuperar todavía la Fe. Un beso.

      Eliminar
  5. uyy tú también tienes una leyenda urbana trabajando por esos mundos de Dios!! ahora a echarla de menos y esperar que llegue la Navidad.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya volvio. Era un trabajo temporal. Un beso.

      Eliminar