martes, 19 de enero de 2016

Normalidad

Después de la crisis por el fallecimiento de mi madre, toca volver a la normalidad. Para mí eso supone ir a clase de chicún y de francés, y me está costando un mundo. No sé si tengo que cambiarme la medicación, pero no tengo ganas de nada más que quedarme en casa a ser posible en la cama. Supongo que es la reacción natural a la situación que he vivido. Sin embargo, no sé cómo hacer para ponerme otra vez las pilas.

Sé que las clases me gustan y me convienen, ambas. Salgo contenta porque lo paso bien. Pero resistir la tentación de saltármelas es realmente complicado. De francés ya no puedo faltar a más porque me llevan la cuenta, pero de la gimnasia puedo ir cuando quiera. La profesora es un sol y no dice nada. Pero no debo aprovechar la ocasión. Sé que hacer ejercicio y entretenerme es justo lo que me hace falta, aunque no me lo parezca.

8 comentarios:

  1. Entiendo que cueste pero, si te hace bien, haz el esfuerzo. Te va a ayudar mucho. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  2. Soy un desastre. Puedo hacer lo que me gusta y no lo hsgo. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. No te dejes vencer por la tentación....si es necesario hay que ajustar la medicación.

    Ánimooooo! poco a poco todo se va acomodando....

    Abrazo =)))

    ResponderEliminar
  4. La muerte de la madre la sentimos tanto, que parece se nos va una parte de nuestro ser;los que tenemos fe sabemos que se ha ido con el Padre y volveremos a vernos.Mientras tanto, pensar que la madre lo que desea es ver a su hija contenta, conformada y que sigue con sus actividades.
    La fe y la confianza son un bálsamo que va curando nuestra tristeza.
    Recibe un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tienes razón. Gracias. Un beso.

      Eliminar
  5. Yo lo he pasado muy mal por otros asuntos. Cuando muera mi madre me derrumbaré, lo temo, debe ser terrible y encima yo vivo en el extranjero, pero igual , es un hecho terrible y tenemos que pasar todos por ahí si no morimos antes.
    A mí me ha costado dios y ayuda por mi situación, no tenía ganas de levantarme, como tú, pero me esforzaba por hacer ejercicio. Hazlo, luego te alegras. En ocasiones tenemos que tirar de nosotros mismos. No nos queda otra.
    Ánimo

    ResponderEliminar
  6. Veo que comprendes mi situación. Gracias. Un beso.

    ResponderEliminar