viernes, 11 de marzo de 2016

La alimentación de los niños

Cuando yo era joven, te decían que a partir de los seis meses de vida tenías que darle una cucharita al bebé y dejar que comiera solo. Yo nunca lo hice. Me parecía una tontería y un desperdicio de comida. Mis hijos comieron de biberón o dándoselo yo en la boca y mi cocina lo agradece. No soy partidaria de tirar alimentos ni de usarlos para jugar, que es de lo que se trata. Ahora dicen que hay que darles trocitos de comida normal para que experimenten. Eso está bien si además se comen su comida porque si no están mal alimentados. Yo creo que lo más importante es la nutrición y luego ya va la diversión, que es otra cosa.

Al ser ya más mayores, hay quien les pregunta lo que quieren comer, a la carta. Me parece otra barbaridad. Los niños tienen que comer lo que se les pone. Si no les gusta, comen menos, pero comen. La educación empieza en la mesa. Luego ves niños caprichosos que se niegan a comer otra cosa que macarrones y croquetas y sus padres se lo permiten. Me pregunto si les quieren realmente sus padres porque debería preocuparles más su salud futura que su capricho. Claro que, ya me imagino que es mucho más fácil y cómodo así, pero nadie dijo que criar niños tuviera que ser fácil o cómodo, sino responsable.

12 comentarios:

  1. Yo es que no tengo niños, así que no sé si sería capaz de mantenerme firme o si tiraría la toalla. Mi madre conmigo lo tuvo fácil porque salvo dos o tres cositas me gustaba todo, así que me mi madre me decía que tampoco era plan de tenerme sufriendo por dos tonterías que no me gustaban. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si sólo son dos cosas, se pueden hacer excepciones. Los míos también comían bien. Un beso.

      Eliminar
  2. Hola. tienes toda la razón con tu reflexión. Hoy en día muchos padres por no educar con paciencia a sus hijos les dejan comer sólo lo que ellos piden y quieren. Al final esos niños no tienen educación en la mesa ni una dieta equilibrada. Luego leemos que los niños de hoy en día son obesos. Que le pregunten a sus padres que les permiten comer. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La comida nunca debe ser un juego. Es algo importante. Un beso.

      Eliminar
  3. Y luego tenemos una plaga de obesidad, como aquí. Los gobiernos están luchando hace tiempo para que las personas adquieran hábitos saludables, todo empieza en el hogar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los padres se han vuelto muy cómodos. Un beso.

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo, añadiría además que los padres somos ejemplo también en la mesa, si no tenemos buenos hábitos alimentarios, nuestros hijos tampoco los tendrán. Conozco muchas casas en las que la comida es siempre precocinada, si entra comida casera es gracias a los tuppers de alguna abuela. Un beso, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ahora no cocino bien pero de niños hacía un esfuerzo especial. Un beso.

      Eliminar
  5. De acuerdo, la casa no es restaurante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego dirán que tener hijos es un agobio. Un beso.

      Eliminar
  6. Dejar que los niños coman por pedacitos, no los malnutre. Es una cuestión de hechos objetivos que pueden medirse, puesto que se mide el peso, la talla y hasta el nivel de desarrollo. Yo he tenido que ser muy cuidadosa porque mi hija estuvo desnutrida de chiquitita (mucho antes de empezar con los sólidos), así que seguimos su peso y talla con cuidado; hasta con un especialista en neurodesarrollo ha ido: y comer por pedacitos la tiene bien nutrida. Tampoco es que no le dé ninguna papilla (ahora mucho menos); yo creo que son buenas, por ejemplo, cuando se ha resfriado y ha bajado su apetito, los siguientes días le he dado papilla, ahí sí, para asegurar que "le entre" suficiente comida y se reponga. Pero en los días normales, confío en que toma de lo que le ofrezco, lo que necesita, y que la leche sigue dándole muchos aportes.
    De que se desperdicia comida y se ensucia, no hay duda. Y sí, ahí empieza la educación: la transmisión de valores, de lo que nos importa; por ejemplo, para mí es bien importante (prioritario) que explore y se divierta :)
    En cuanto a los remilgos, yo creo que la gente se va a los extremos, como suele pasar en casi todo. ¿Por qué no respetar que el niño no quiere algo, y tan-tan? Me parece nefasto obligar a los niños a comer algo que no les gusta. Del otro lado, hay niños que parecen tiranos de sus papás, o los que reducen su alimentación a un solo grupo alimenticio (o peor: supe de un niño que solo comía cereal).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura de que tú lo haces bien pero siempre hay quien se va a los extremos. Además tomando leche está bien alimentada. Yo creo que tienen que probarlo todo para saber si les gusta. Un beso.

      Eliminar