lunes, 6 de junio de 2016

El niño y el gorila

Pasó el otro día en el zoo que un niño pequeño se metió en el recinto de los gorilas y tuvieron que sacrificar a un animal para sacar al niño. No me extraña nada porque cada vez que voy a un parque zoológico o similar puedo ver a los niños intentando trepar por las vallas de protección, a veces incluso con ayuda de sus propios padres. A menudo están los padres demasiado entretenidos haciendo fotos para ocuparse de lo que hacen sus hijos. No se plantean que, si está prohibido subir a las vallas es por muy buenas razones no por capricho de prohibir. Luego los grandes perjudicados son los animales.

Es como cuando pone no hacer fotos con flash, porque perjudican a la vista de los animales, y allí está todo el mundo como si nada haciendo las fotos con flash. Como no hay apenas guardias. O cuando dicen que no les demos de comer porque la comida de personas no les sienta bien. E incluso hay quien tira las bolsas, que se las acaban comiendo también los animales con graves daños digestivos. Pero me da la impresión de que la mayoría de la gente que visita estos sitios no les importan lo más mínimo los animales. Lo hacen como quien va al cine o al parque de atracciones para tener a los niños entretenidos.

4 comentarios:

  1. Lo del flash a mí me pone de los nervios. La gente no respeta la vida ajena. Y lo del gorila me da muchísima pena. No puedo creer que no tuviesen dardos tranquilizantes de efecto inmediato. Y no sé qué estaban haciendo los padres mientras tanto porque, como se comentaba en algún otro blog, un niño de esa edad tiene que tardar lo suyo en escalar una valla de esas.
    A mí sí me gusta ir a ver animalitos pero siempre me termino indignando con alguien. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Leyendo el comentario anterior sobre los dardos, yo leí una explicación de la cuidadora del gorila, dijo que tardarían mucho tiempo en hacerle efecto y eso significaba que le haría daño al niño, en cuanto a cómo llegó el niño ahí, me da mucho coraje con los padres irresponsables, porque no hay de otra, ellos tenían que haberse dado cuenta de lo que hacía el hijo, estar al pendiente y más porque dicen que el niño decía que quería meterse....

    Besos Susana

    ResponderEliminar
  3. Yo también me enfado cuando voy al zoo y veo gente desconsiderada con los animales. Un beso.

    ResponderEliminar